miércoles, 2 de enero de 2008

2008


Una vez más, le tuve ante mí, y la cobardía me pudo. Falsas esperanzas, ilusiones diluidas por las dudas sembradas en mi cabeza, puestas ahí por las buenas intenciones de la gente que me quiere bien y que desea que no sufra. No soy la clase de chica que solía ser. Todo era más fácil con desconocidos, cuándo no hay que dar explicaciones del como, cuando, donde y mucho menos del porqué. Siempre era mejor besar primero y preguntar después. Y aunque digan que el orden de los factores no altera el producto, maldita la gracia que me hace el cambiar un 1xmi por un yox1. Nunca nadie me había despistado tanto como él lo hace. No me había sentido tan atraída y a la vez tan repelida por alguien. Y la pregunta no está en qué voy a hacer, sino en qué realmente puedo hacer. ¿Respetar las normas de lo correcto, ser la niña buena de siempre y dejarlo pasar, o bien actuar con el descaro que tenía hace unos años -y que parece que he perdido- y responder por fin a todas mis preguntas con actos? Como científica que soy, o pretendo ser, debo justificar mis teorías con datos prácticos, y qué mejor que un beso para comprobar mis postulados. Lástima que para esta tesis no tenga un director que me indique qué hacer, ni un protocolo que seguir. Habrá que improvisar. Y para colmo de males, se va lejos, a un lugar en el que puedo asegurar con una probabilidad del 99,9%, que no se acordará de mí ni durante dos fracciones de segundo. Volverá, pero…¿quién quiere volver a vestir un chándal tras haberse probado un Armani hecho a medida?

Año nuevo…¿vida nueva? Si los problemas siguen siendo los mismos, ¿cómo me daré cuenta de que la vida nueva ha empezado? Feliz año a todos.

If you wanna know if he loves you so, its in his kiss..that´s where it is!


6 comentarios:

andresrguez dijo...

Año nuevo, vida nueva. Ya verás como conseguirás tener un buen año. Seguro que si.

Besos

andresrguez dijo...

Me congratula, de que todo vaya cambiando, aunque mejor no lo digamos muy alto...

Yo no suelo ir a las rebajas. Tengo la costumbre de ir a comprar cuando lo necesito y si voy a las rebajas, voy casi al final.

Desesperada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Desesperada dijo...

hombre, otra galleguiña en la red y también amiguita de andrés... pues nada, que vengo a saludarte, bicos desde vigo

Mar dijo...

¡Lánzate! Nunca te arrepientas de algo que no te hayas atrevido a hacer, sino de lo que no hiciste. Y te lo dice alguien que es muy, muy cortada, pero que se hartó de esperar a que vinieran a por ella...

Ana dijo...

Mar, al final tenías razón: me lancé, y aunque la respuesta no fué exactamente la que esperaba, ahora le toca a él dar el siguiente paso, y al menos me he sacado un peso de encima que no veas!