sábado, 8 de septiembre de 2007

El verano...¿ha llegado?

Estamos en la primera semana de septiembre, esa en la que se supone que debemos volver a nuestra rutina y tomarnos un actimel cada mañana no vaya a ser que nos bajen las defensas por el estrés y nos pillemos un catarro. Hasta aquí todo bien. Ahora que, cuando en tu reincorporación a las obligaciones diarias, te acompaña un solazo que te cagas, las cosas se ponen más difíciles. ("¿Poqué, Dios mio, poqué?", que decía P. Tinto) Me gusta mi trabajo, lo reconozco, aunque no cobre y aunque tenga que estar un viernes una hora y media con mi tutora repasando fallos en los protocolos de laboratorio. Pero es que cuando estás todo el día encerrado y viendo por la ventana como la gente sale de los exámenes con la mochila lista para irse a la playa, a mi se me ponen los dientes largos! Que no hay aire acondicionado que valga, que lo que te apetece es mandar todo a la mierda y bajar a darte un baño como es debido! Pero no se puede...la vida es así de dura. Nadie dijo que fuera fácil sacarse una tesina, pero es que si aún encima el cambio climático te putea...así no se puede! Desde cuando en Galicia hace sol en Septiembre, eh? no es justo.

Eso sí, esta mañana, para sacarme la espinita, he bajado hasta el puerto con Simba, el pequeño monstruito al que adoptamos hace ya 6 meses, cuando apenas tenía 3 semanas. Durante todo el verano nunca ha querido meterse en el agua, el muy cabrón, pero hoy por fin ha dado el paso, y entre saltos y brincos, y masticando algas de vez en cuando, se ha dado el primer baño de su vida. Aquí dejo constancia. Se le veía feliz...claro, el lunes no tiene que ir a trabajar. Animaliño...